MACHALA, LUNES 24 DE SEPTIEMBRE DEL 2018

¡Más escándalos!

Contento 0
Me divierte 0
Me Encanta 0
Me Sorprende 0
Me Molesta 0
Me entristece 0

Redacción

    @diariopinion

   jueves 7 de Diciembre del 2017     |        105

El país está acostumbrándose a amanecer con escándalos que envuelven a altos funcionarios del Estado. En las últimas horas en la posta están el secretario general de la presidencia, Eduardo Mangas y el Procurador General del Estado, Diego García.

Mangas se ha reunido, al parecer, con funcionarios gubernamentales, a los que habría confiado intríngulis políticos que sugieren que Alianza País perdió las últimas elecciones presidenciales, que Jorge Glas fue impuesto por Correa como aspirante vicepresidencial, y que el gobierno sabía de la certeza de las denuncias de corrupción del activista Fernando Villavicencio, conforme el audio filtrado desde esa reunión, mientras García sería el responsable político de que el Estado quede en indefensión en el juicio penal por asociación ilícita y no recupere millonarios recursos.

El caso Mangas es grave para el sistema democrático, porque, sin decirlo expresamente, evidenciaría que hubo fraude electoral en febrero y abril últimos, que Correa habría sabido de la sistemática corrupción, todo lo cual habría motivado la inesperada reunificación del fragmentado bloque legislativo oficialista al dejar sin quórum a la Asamblea Nacional, para que no conozca ni debata los alcances jurídico-políticos de los contenidos de la filtración magnetofónica. La Fiscalía tiene la obligación de intervenir, inmediatamente, sin dilaciones.

Y Si quiere ser eficaz el oficial discurso anticorrupción, el propio movimiento oficialista debería promover, inmediatamente, el juicio político contra el Procurador García, mientras los abogados delegados, Carlos Jurado y Magaly Ruiz ser sometidos al escrutinio judicial, por así exigir los intereses del Estado, que han quedado en indefensión en el caso de asociación ilícita.


  ARRIBA

P