EL CIRCO LLEGO A SU FINAL


Fecha de Publicación: 2017-10-12

Fuente/Autor: Hernán Aguilar Romero

Noticia Vista : 2971  Veces.

   

PRIMERA PARTE:

En estos días cuando ya es evidente el fracaso de Correa, líder de la Revolución Ciudadana, abusivo, derrochador y corrupto, por lo que, me pregunto ¿por qué existe gente en el país que defiende a quien se le ha detectado tanta irregularidad en el manejo de los bienes públicos? Correa y su gente, por ej. sabiendo que es un hombre intratable, autoritario y atropellador, gestor de falso izquierdismo, maniqueo y superficial, revanchista y descalificador de sus promesas demagógicas, sobre su tendencia a privilegiar el esbirrismo y sumisión frente a la independencia y la libertad, todavía le siguen haciendo culto.

Convencido como estoy que en Ecuador es necesario un profundo cambio y que es un imperativo ético desterrar las prácticas de la vieja política, repetidas sin pudor por la revolución ciudadana. Atropello constante a la Constitución y a las instituciones que el país soporta a lo largo del proceso que nos llevó a la Asamblea Nacional Constituyente, aceptado ciegamente por la mayoría, mi defensa del Estado de derecho fue comentada, aun por parte de quienes ahora han rectificado y se proclaman opositores de la dictadura correísta, con epítetos ofensivos e insultantes.

Correa destruyo la autonomía y la independencia de las instituciones. Concentró el poder a su favor y sus acólitos, convirtió la labor gubernamental en un instrumento para incentivar una lucha de clases sectaria y revanchista, sustituyo el dialogo respetuoso y democrático por el insulto y la descalificación; impuso una deficiente legislación controladora, incrementó irresponsablemente el gasto público y la burocracia, fue sido incapaz de cumplir sus ofertas demagógicas y de solucionar los más urgentes y acuciantes problemas nacionales, y finalmente, poco a poco, limitó los derechos y libertades ciudadanas.

Las voces solitarias de los primeros días, ante la fuerza incontrastable de los hechos, han demostrado, más allá de los índices de popularidad o de aceptación, el fracaso del dictador de Carondelet Correa se fue multiplicando…… Imperceptible y lentamente -pero con firmeza- los ecuatorianos estamos despertando del letargo.

🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@