Cómo lograron las petroleras vender gasolina con plomo a pesar de que se sabía que era tóxica


Fecha de Publicación: 2017-07-17

Noticia Vista : 36  Veces.

   

La gasolina con plomo era segura. Su inventor estaba seguro de ello. Encarando a escépticos reporteros en una conferencia de prensa, Thomas Midgley sacó con mucho teatro un contenedor de tetraetilo de plomo -el aditivo en cuestión- y procedió a lavarse las manos con él.

"No me estoy arriesgando a que me ocurra nada malo", declaró. "Ni me estaría arriesgando si lo hiciera a diario".

Midgley no estaba siendo muy sincero. Podría haber mencionado, por ejemplo, que recientemente había pasado varios meses en Florida, EE.UU., recuperándose de intoxicación por plomo.

Algunos de los que habían estado trabajando en el invento de Midgley no habían tenido tanta suerte, y por eso era que los reporteros estaban tan interesados.

Un jueves de octubre de 1924, en una planta de Standard Oil en Nueva Jersey, un empleado llamado Ernest Oelgerth había empezado a alucinar.

El viernes, estaba corriendo por el laboratorio, gritando del terror.

El sábado, con Oelgert peligrosamente trastornado, su hermana llamó a la policía: se lo llevaron al hospital y le pusieron una camisa de fuerza.

El domingo estaba muerto.

En cuestión de una semana, también lo estaban cuatro de sus colegas en el laboratorio, y 35 más estaban hospitalizados.

Ya eran 40 entre fallecidos y enfermos de las 49 personas trabajaban ahí.

No era la primera vez

Nada de eso sorprendió a los empleados de Standard Oil en otras partes.

Sabían que había un problema con el tetraetilo de plomo. De hecho, se referían al laboratorio donde lo desarrollaban como "el edificio del gas loco".

Tampoco debió haber consternado a Standard Oil, General Motors o a la corporación Du Pont, las tres compañías involucradas en añadirle tetraetilo de plomo a la gasolina.

La primera línea de producción en Ohio ya había sido cerrada tras dos muertes.

En una tercera planta, en otro lugar de Nueva Jersey, también había habido muertes; los trabajadores alucinaban, veían insectos y trataban de espantarlos. Ese laboratorio era conocido como "la casa de las mariposas".


🔊 Escuchar Noticia
🔊 Detener


PUBLICIDAD
IMAGEN DEL DÍA
PUBLICIDAD

Reciba los titulares de Diario Opinión en su e-mail.!

@